Sitios de Interés
Condena CDHDF la construcción de un muro en la Frontera Norte

Condena CDHDF la construcción de un muro en la Frontera Norte

Comunicado 03/2017
26 de enero de 2017

  • La orden del Gobierno de Donald Trump representa un mensaje de xenofobia y desprecio a los derechos humanos

El anuncio del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de ordenar la construcción de un muro fronterizo, de contratar a 5 mil agentes migratorios e incrementar las deportaciones de inmigrantes es un mensaje de xenofobia y desprecio por los derechos humanos que debe enfrentarse con acciones institucionales e intenso trabajo con organismos internacionales, señaló la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

El Organismo condena estas decisiones porque materializan el inicio de un conjunto de medidas de orden político, económico, migratorio y social que, bajo un discurso de seguridad nacional, generarán graves vulneraciones a los derechos humanos de las personas migrantes. A la par, intensificarán las expresiones de odio, xenofobia, misoginia, racismo y discriminación alentadas por el actual Presidente estadounidense desde su campaña electoral, pero sobre todo vulneran los principios de respeto y diálogo que han de prevalecer entre las naciones y los pueblos, dañando la relación no sólo con nuestro país, sino con toda la región latinoamericana.

En este difícil contexto, la CDHDF hace un llamado a conjuntar esfuerzos para que desde la sociedad civil, las instancias de gobierno, los organismos nacionales, regionales e internacionales de derechos humanos se impulsen acciones concretas para denunciar, condenar y combatir todo discurso y acción que atente contra los valores democráticos y los derechos humanos.

De igual manera, convoca a la instrumentación de mecanismos efectivos de protección a los derechos de las personas y grupos de población residentes en Estados Unidos que vean amenazada su integridad y dignidad. En este sentido, reconoce el anuncio del gobierno mexicano de hacer de los consulados en el vecino país del norte auténticas defensorías de los derechos de las personas migrantes; y ante el mensaje de xenofobia en contra de nuestros connacionales, ve congruente el anuncio del Ejecutivo Federal de no asistir a la reunión con el Presidente estadounidense Donald Trump, que estaba programada para el 31 de enero.

Por su parte, la CDHDF seguirá contribuyendo a que la Ciudad de México se consolide como un corredor humanitario para las personas migrantes, en donde su dignidad e integridad estén garantizadas porque los derechos humanos asisten a todas las personas, sin discriminación e independientemente de su estatus migratorio. Ningún ser humano es ilegal.

Esta crisis internacional también obliga al Estado mexicano -en todos sus niveles y ámbitos de gobierno- a proteger y garantizar los derechos humanos de las personas que sean deportadas, a comprometerse en la superación de los graves problemas de desigualdad, pobreza, corrupción y violencia que imperan en el país y que vulneran múltiples derechos de millones de personas, orillándoles a buscar una salida migratoria que les permita superar la exclusión estructural de la que son víctimas.

Finalmente, el respeto que exigimos para nuestras y nuestros connacionales en el exterior, ha de ser el mismo que otorguemos a las personas migrantes extranjeras que transitan por nuestro país.

Versión PDF