Sitios de Interés
Discurso de la Presidenta de la CDHDF, Doctora Perla Gómez Gallardo, durante la premiación a las sentencias ganadoras del concurso “Fiat Iustitia” 2017, realizada en el Salón de Plenos del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

Discurso de la Presidenta de la CDHDF, Doctora Perla Gómez Gallardo, durante la premiación a las sentencias ganadoras del concurso “Fiat Iustitia” 2017, realizada en el Salón de Plenos del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

Discurso 02/2017
30 de enero de 2017

Saludo con gusto al Magistrado, Doctor Edgar Elías Azar, Presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura de la Ciudad de México, a las y los integrantes del Poder Judicial de esta Ciudad y al público en general.

Es un placer para mí encontrarme nuevamente en este recinto, donde cada año, nos reunimos para llevar esta importante premiación en donde sumamos la participación del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJCDMX) y la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) -ahora Ciudad de México- en aras de la promoción, respeto, protección y garantía de los derechos humanos de todas las personas que viven y transitan en la Ciudad de México.

Desde hace ya tres años, nos congregamos para ser testigas y testigos, y premiar el excelente trabajo, así como el gran compromiso y dedicación que juzgadoras y juzgadores, han llevado a cabo día con día en diferentes temáticas y tan dinámicas como la sociedad misma.

Es importante destacar que, con motivo de la Reforma Constitucional de 2011 en materia de Derechos Humanos, se incorporaron un numeroso y diverso grupo de disposiciones jurídicas, mismas que conforme al mandato constitucional deben ser aplicadas bajo ciertos criterios interpretativos al momento de resolver los casos que les son sometidos a su jurisdicción.

Es evidente que, al día de hoy, la impartición de la justicia en México exige que sea realizada no sólo en el marco de la legalidad sino también con una ineludible visión de respeto y protección a los derechos humanos de las partes en conflicto, es por ello que la justicia mexicana ha ido cobrando nuevos matices, y ha propiciado que juezas y jueces busquen emitir sus resoluciones de manera diferente a como se había estado haciendo para cumplir con el mandato constitucional.

A lo largo de este Concurso hemos sido testigos de sentencias innovadoras, hemos reconocido el trabajo de juzgadoras y juzgadores que han enfrentado el desafío, que se han atrevido a revolucionar la forma en la que se venía impartiendo justicia, que se han preocupado por juzgar con enfoque de derechos humanos y con perspectiva de género.

Es por ello que el día de hoy, rendimos homenaje a esas personas que, minuto a minuto, dedican gran parte de su vida a esta loable tarea, sentando precedente de buenas prácticas en la impartición de justicia.

En este año, en especial, se contó con una mayor participación de juezas y jueces, y se recibieron un mayor número de sentencias que trataron aspectos que antes no habían sido abordados, como los temas ambientales, en donde se controvertía el manejo y disposición final de residuos sólidos no peligrosos, o el caso en donde se hizo prevalecer el derecho de niñas y niños a conocer su verdadera identidad.

Esto quiere decir que, el ejercicio que hoy realizamos ha sido una especie de llamado al compromiso y a la congruencia de impartidoras e impartidores de justicia con temas de derechos humanos.

El invocar, aplicar y resolver con los más altos estándares en materia de derechos humanos, exige realizar una armónica interpretación con enfoque de perspectiva de género y de protección y respeto a los diferentes derechos que coexisten y se interrelacionan. La capacitación y sensibilización de juezas y jueces en estos temas ha sido determinante y se ve reflejada en la forma de resolver los asuntos que se les plantean a diario.

Hoy premiamos a esas sentencias, mismas que además de utilizar e invocar criterios y estándares internacionales de derechos humanos, han llevado a cabo un importante desarrollo del principio pro persona, apostando por la progresividad de los derechos humanos.

Enhorabuena por este reconocimiento Fiat Iustitia, estoy cierta que redundará en la elaboración de excelentes sentencias y criterios judiciales en diferentes materias que este Tribunal Superior de Justicia tiene a su cargo, contribuyendo así a un mayor y mejor desarrollo de la función jurisdiccional en la Ciudad de México.

Lo decíamos y nos enorgullece porque todas y todos saben lo que implica este trabajo cotidiano, y como nunca, en esta dignificación de la labor del juzgador, de las juezas y jueces, magistradas y magistrados; es decirles gracias por el trabajo que sí se ve, por la congruencia que está presente y por la labor que siempre es dividida, porque cuando se juzga siempre habrá alguien que no esté conforme, pero siempre tendrá la certeza de que se hizo con congruencia, con pasión, con respeto y con esta visión ineludible de los derechos humanos que caracteriza al Tribunal Superior de Justicia de nuestra Ciudad. Enhorabuena y este reconocimiento es para todas y todos los integrantes y en especial, para quienes hoy nos convocan a reconocerlos, porque su ejercicio no pasa desapercibido, su ejercicio congruente y su trabajo cotidiano.

Muchas gracias.