Sitios de Interés
Palabras de la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, en la inauguración del Seminario Mejores Prácticas Internacionales para la Protección, Defensa, Ejercicio y Promoción del Derecho a Defender Derechos Humanos y la Libertad de Expresión

Palabras de la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, en la inauguración del Seminario Mejores Prácticas Internacionales para la Protección, Defensa, Ejercicio y Promoción del Derecho a Defender Derechos Humanos y la Libertad de Expresión

Discurso 33/2017
30 de noviembre de 2017

Para la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) es un honor ser anfitriona de este importante evento, con el que el Mecanismo de Protección Integral de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas (MPIPDDHyP) en la Ciudad de México busca capacitar y sensibilizar a personas servidoras públicas e integrantes del propio Mecanismo, en materia de protección, prevención y perspectiva de género, a fin de que cuente con las herramientas necesarias en el ejercicio de su función, para salvaguardar la vida e integridad de las personas que acuden al mismo.

Me gustaría recordar que este Seminario se da en el marco del primer aniversario del Mecanismo de Protección Integral de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de la, ahora, Ciudad de México, lo cual consideramos de gran relevancia, aunque no dejamos de mirar que el panorama para el ejercicio de tan importantes derechos es adverso y cada vez presenta más obstáculos y retos.

En este sentido, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), ha emitido Recomendaciones al Estado mexicano, acerca de las características que deben tener los Mecanismos de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas que, seguramente, ustedes van a abordar en el transcurso del Seminario.

Dichas Recomendaciones se inscriben en un contexto de vulnerabilidad y riesgo que enfrentan quienes defienden los derechos humanos y ejercen la libertad de expresión en México, en general, y en la Ciudad de México, en particular.

Hace dos semanas, por primera vez en la historia de nuestro país, no nada más sumamos a las agresiones a los defensores de derechos humanos desde las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), sino sumamos ya al primer defensor del área institucional; es decir, un Presidente de una Comisión de Derechos Humanos asesinado en este contexto que nos habla de la gran vulnerabilidad y el mapa de riesgo.

De enero a octubre del 2017 la Relatoría por el Derecho a la Libertad de Expresión de esta Comisión registró 86 casos de agresiones en el ejercicio de este derecho. Del total de casos, 30 se cometieron contra hombres; 28 contra mujeres; 20 contra grupos y ocho a medios de comunicación.

Del total de agresiones, 28 de los casos registrados fueron cometidos por desconocidos o personas que no pudieron ser claramente identificadas por las o los agredidos. En segundo lugar, se registraron 15 agresiones cometidas por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México.

Por su parte, la Relatoría por los Derechos a Defender los Derechos Humanos de la Comisión registró 138 casos de enero a octubre del 2017; de los cuales se contabilizan 285 agresiones contra personas defensoras de derechos humanos. Del total de los casos, se cometieron 53 contra hombres; 28 contra mujeres; 48 contra grupos compuestos por hombres y mujeres; 11 contra grupos de mujeres y dos contra grupos de hombres.

Destaca que las agresiones más comunes son hostigamiento, agresión física, robo, acceso ilícito al sistema y al equipo de informática y obstaculización a la libre reunión.

En este contexto, el hecho de que hoy tengamos la presencia y disposición de personas servidoras públicas es un paso positivo para seguir impulsando la protección integral para personas defensoras y periodistas en el campo de los retos que se enfrentan en esta materia.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal reitera su compromiso para coadyuvar en la generación de un entorno propicio y seguro para que las personas defensoras y quienes ejercen la libertad de expresión puedan llevar a cabo esta relevante labor en condiciones de seguridad y libertad, reconociendo que la participación de la sociedad civil es fundamental en la búsqueda de una sociedad justa e igualitaria, y en donde haya espacio para la verdad, la justicia y la paz.

 Ante ello, esta institución se mantendrá vigilante de que se garantice el ejercicio de los derechos humanos en la Ciudad y abre sus puertas a los procesos, que, como éste, invitan a la promoción.

Que se haga una jornada de trabajo, jornadas -porque son varias-, positivas. Bienvenidas y bienvenidos a esta su Comisión. Muchas gracias.