Sitios de Interés
Entrevista a la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, en la Firma de Convenio con el COPRED, realizada en la sala de Consejo de la Comisión

Entrevista a la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, en la Firma de Convenio con el COPRED, realizada en la sala de Consejo de la Comisión

Transcripción 29/2017
4 de diciembre de 2017

Pregunta (P): ¿Hay necesidad de que se emita una alerta de género en la Ciudad de México ante los casos de incremento de violencia que ha habido contra las mujeres y también estos casos de feminicidios?

Nashieli Ramírez Hernández (NRH): Mira, de hecho hay una solicitud de dos Organizaciones a la Secretaría de Gobernación para valorar la emisión. Esto es un proceso; es decir, lo que se hace es una investigación que es a más profundidad para ver si es pertinente o no, o si se han hecho o se están haciendo las medidas adecuadas de parte del Gobierno para poder controlar, digamos, estas zonas. En términos de perspectiva, sí hay un incremento, pero si lo ves en términos de proporción no estamos hablando de proporciones que no se puedan contener a partir de mejorar los procesos, de tener las miradas puestas básicamente en las víctimas mujeres y en el fenómeno social.

Entonces lo que vamos a empezar a hacer a partir de esta semana es tener reuniones con grupos de Organizaciones de mujeres aquí en la Ciudad. Eso es muy importante porque acordémonos que la construcción de la agenda de género en esta Ciudad sobre todo, surge de los movimientos de mujeres, que además en nuestro caso tienen impacto nacional. Entonces vamos a empezar con reuniones con ellas exactamente para valorar lo que tú me estás preguntando.

P: Oiga, ¿pero qué tendría de malo emitir la alerta de género; es decir, son las mismas mujeres las que la están pidiendo? Y sí hay un incremento reconocido por las autoridades, también por las Organizaciones de la Sociedad Civil. Parece más un asunto político que otra cosa.

NRH: Pero exactamente es al revés. Precisamente lo que ha estado pasando con la alerta, y eso es un hecho, es que no ha sido suficiente. En todos los lugares donde está la alerta de género no hay indicadores que te digan, centrados en víctimas, que la alerta ha modificado el fenómeno. Es decir, para mí centrado en víctimas es que tú emites la alerta y naturalmente lo que tendrías que estar haciendo es una valoración no de los mecanismos, sino una valoración de que esos mecanismos están funcionando para que haya menos víctimas. Y no hay ningún caso en el país en donde la alerta por sí sola me esté demostrando que disminuye la violencia hacia las mujeres o los feminicidios.

Lo que creo que hay que hacer es trabajar y por eso sí está a discusión sobre los mecanismos y cómo más allá de que te estén entregando reportes burocráticos, lo que tenemos que tener son indicadores que nos digan si se desarrollan los mecanismos. Esto va a ser exitoso o no en la medida en que tengamos mujeres menos víctimas de la violencia de género en los estados.

P: ¿A usted le parece que el Gobierno capitalino está actuando bien en este tema?

NRH: Yo creo que necesitamos fortalecer, igual que en todo el país, la visión de género de los ministerios, el cómo catalogas los, digamos, procesos y los casos que te llegan a partir de la visión de género, pero en todo el país. No nada más en la Ciudad tenemos muchos pendientes con relación a violencia con las mujeres. Tan es así que tú lo viste hoy, el propio Secretario de Desarrollo Social está hablando de la necesidad de crear mejores protocolos y mejores actuaciones.

P: Con estas reuniones de mujeres, ¿para cuándo la tendrían, tienen una ruta crítica, los tiempos?

NRH: Apenas vamos a empezar esta semana, y no es toda la agenda, pero sí es una de las agendas importantes. O sea, yo no veo cómo…, porque lo que tú dices, a ver, no hay acuerdo tampoco en las Organizaciones. Hay Organizaciones que plantean que la ruta de la alerta de género es buena, hay otras que plantean que no, que básicamente tendríamos que ir avanzado más sobre cómo forzamos que haya mejores mecanismos para que lo que lo que sea de resultado no sea algo que vuelva a caer en la burocracia, sino que verdaderamente lo que nosotros tengamos a un año o a dos años es que tienes menos víctimas.

P: Hoy por ejemplo tenemos que muchas mujeres son víctimas hasta de su familia; en los actos de feminicidios ya tenemos dos este año, bueno, en los últimos dos meses dos actos. ¿Hay necesidad de cambiar también las leyes o buscar que haya más sanciones contra aquellas personas que cometen estos delitos?

NRH: Yo creo que hay un camino doble. O sea, si nosotros sancionamos más lo que vamos a…, si nada más nos vamos con la visión de sanción, lo que vamos a tener es qué queremos, ¿cárceles ahora llenas de hombres que tienen un problema de control de violencia? Pues no, verdad. Lo que yo creo es que tenemos las leyes suficientes. Naturalmente tenemos problemas en cómo operan estas leyes, cómo las interpretan los que desarrollan y están a cargo del caso en el primer momento, pero tenemos un gran problema que yo creo que es el que también tenemos que trabajar que es un problema cultural. O sea, nosotros seguimos siendo una sociedad que digamos acepta y naturaliza la violencia de género. Y no se trata de que los hombres son malos, o sea no. Y que es una cuestión de las mujeres somos las buenas y los hombres son los malos. Se trata de una cuestión cultural en donde hay una corresponsabilidad, desde la lógica por ejemplo de cómo seguimos educando las masculinidades. Entonces los niños no deben llorar. Y ustedes dicen: ¿Bueno, y esto qué tiene que ver? Tiene que ver mucho, porque a la larga vas…, y cómo hoy por hoy por ejemplo la violencia en el noviazgo es una de las más altas. Y ahí te pones a pensar: Y bueno, ¿qué estamos haciendo y cuál es el reto cultural?, un reto cultural mayúsculo porque naturalizas. Y lo que pase en el noviazgo después va a pasar en el matrimonio, y después va a pasar en que te cuestiones hasta cómo educas a los hijos. Muchas gracias.