Sitios de Interés
La ratificación del Convenio 189 de la OIT, garantizará dignificación de las trabajadoras del hogar

La ratificación del Convenio 189 de la OIT, garantizará dignificación de las trabajadoras del hogar

Boletín 45/2018
29 de marzo de 2018

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) hace un llamado al Estado mexicano para que ratifique el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el que se establecen y garantizan los derechos de las trabajadoras del hogar.

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar –30 de marzo-, este Organismo insta a las autoridades capitalinas a garantizar el cumplimiento de las disposiciones que en materia de sus derechos humanos fueron incluidas en la Constitución Política de la Ciudad de México.

La CDHDF considera necesario que Gobierno de la Ciudad de México cree las condiciones necesarias para exigir, a todos los actores involucrados, el respeto y garantía de los derechos laborales de las personas trabajadoras del hogar en condiciones de igualdad y equidad en el que se dignifique el trabajo que desarrollan.

Cabe destacar que entre las principales razones por las cuales las personas deciden dedicarse al trabajo en el hogar se encuentran aquellas de índole económica, la falta de acceso a la educación y de oportunidades.

Lo anterior, aunado a condiciones de desigualdad con relación al género, toda vez que se según los datos presentados en el documento denominado “Estadísticas a Propósito del Día Internacional del Trabajo Doméstico (22 de Julio)”, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de cada 100 personas ocupadas en esta actividad 90 son mujeres.

La situación de desigualdad, precariedad y desvaloración del trabajo en el hogar, se ve reflejada en la carencia de políticas públicas, criterios e instrumentos normativos nacionales e internacionales que garanticen y respeten sus derechos labores.

En la mayoría de los casos las y los trabajadores del hogar cubren jornadas de hasta 12 horas diarias, carecen de certeza respecto del pago de su salario, las condiciones en las que desarrollan su trabajo no se pactan por escrito, no se les brindan prestaciones mínimas como vacaciones pagadas, aguinaldo, prima vacacional y carecen de seguridad social, lo que implica serias limitaciones en el acceso a licencias médicas, guarderías, así como a un régimen de jubilación.

Versión PDF