Sitios de Interés
Entrevista a la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, durante la ceremonia de conmemoración por el Día de Lucha Contra la Homofobia y la Transfobia

Entrevista a la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, durante la ceremonia de conmemoración por el Día de Lucha Contra la Homofobia y la Transfobia

Transcripción 25/2018
17 de mayo de 2018

Pregunta (P): Inaudible

Nashieli Ramírez Hernández (NRH): … estamos hablando del 2005 al 2018, son 773 quejas, de las cuales ya tenemos cerradas 718. ¿A quiénes van? Son más o menos acumulados 1,510 tipos de presuntas violaciones a derechos humanos de esta población. Derecho a la no discriminación, Derecho a la seguridad y justicia, Derecho a la salud y Derecho a la integridad física son la mayoría de las violaciones que tiene esta población, según las quejas que nosotros hemos venido registrando. A quienes han sido dirigidas las medidas para poder solventar son: la Dirección de Reclusorios Preventivos, a la Secretaría de Seguridad Pública, a la Procuraduría, a la Policía Preventiva, a diversas Delegaciones, y a la Secretaría de Salud. Son las autoridades más referidas.

P: ¿Cuántas quejas están en proceso actualmente?

NRH:  Son 773 menos 718, son como 60 (55 quejas).

P: ¿Qué sanciones son las que establece la Comisión de Derechos Humanos por estas quejas?

NRH: De entrada, sólo tenemos una Recomendación que está emitida en el 2016, específicamente en Comunidades de Adolescentes que todavía está abierta, por violaciones a población de la diversidad sexual en las Comunidades de Adolescentes. Todo el resto de quejas, lo que hacemos es hacer procesos de conciliación, que quiere decir, se abren, se emiten medidas precautorias, se emiten a las autoridades exhortos para que no violen a este tipo de población sus derechos. Se resuelve por la vía conciliatoria.

P: ¿Estos exhortos específicamente de qué son?

NRH: Se les exige, ya que por ley tendrían que hacerlo; tenemos un marco legal que como sociedad tenemos que cumplirlo, imagínense ustedes que esto es reforzado en término de los servidores públicos. Es un delito y una falta grave administrativa que ellos hagan discriminación por cualquier motivo. No es una invitación cordial, es una exigencia siempre a que cumplan con su deber como servidores públicos. Una Ciudad como la nuestra que se dice amigable para este tipo de población como para muchas otras tiene que empezar por sus autoridades. Son oficios, son reuniones de mediación, son acciones que protegen a la población con medidas precautorias.

P: ¿Haría un llamado a las y los candidatos al Gobierno capitalino a pronunciarse en este sentido de la no discriminación?

NRH: Claro, es un llamado importante. Lo que dijimos aquí es: no podemos permitir ningún retroceso en derechos humanos y mucho más en poblaciones que son de atención prioritaria y altamente discriminadas como puede ser la población LGBTTTIQA+. Necesitamos un mecanismo reforzado. Todos los candidatos a cualquier puesto de gobierno, ya sea local o federal, tendrían que pronunciarse sobre lo que es este día: No a la homofobia, no a la bifobia, ni a cualquier forma de delito.

P: Mencionaba que había 13 homicidios por odio en la Ciudad de México, ¿cómo estamos respecto a otros estados?

NRH: Hemos mejorado, hace cinco años esta misma contabilidad nos colocaba en el segundo lugar de los estados de la República, hoy estamos en el lugar número 10. Estamos hablando de que menos del 5% de los crímenes de odio se dan en la Ciudad. Ante la dimensión de la Ciudad, comprenderán que estamos trabajando mucho, hemos avanzado mucho, eso hay que reconocerlo.

P: ¿La CDHDF ha actuado para poder hacer esta clasificación de crimen de odio y que no quede solamente en un homicidio?

NRH: En eso hemos tenido pocos problemas en la Ciudad. Cuando suceden este tipo de homicidios, rápidamente están categorizados por las autoridades como crímenes de odio.

P: ¿No haría falta tener un mejor filtro para que no queden impunes?

NRH: Eso ya más bien va sobre el debido proceso que tenemos problemas en general en todas las poblaciones. Pero específicamente en la población LGBTTTIQA+ tenemos una escala de ley alta y generalmente se cumple el hecho de categorizarlos desde un inicio como crímenes de odio.