Sitios de Interés
Palabras de la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, durante la presentación del Programa de Atención a Personas Extranjeras (PAE).

Palabras de la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, durante la presentación del Programa de Atención a Personas Extranjeras (PAE).

Discurso 41/2018
29 de mayo de 2018

Buenos días, muchísimas gracias por acompañarnos en esta sesión. Esta Comisión es una institución que tiene por objeto la protección, defensa, vigilancia, promoción, estudio, educación y difusión de los derechos humanos, establecidos en el orden jurídico mexicano y en los instrumentos internacionales de derechos humanos. Asimismo, este Organismo de Derechos Humanos es público, autónomo, cuenta con personalidad jurídica y patrimonio propio, su competencia se circunscribe a la Ciudad de México.

En otros países, la función que realiza esta Comisión es similar a las Defensorías del Pueblo de Argentina, Chile, República Dominicana, Ecuador, Colombia, Perú, Panamá, Bolivia, Uruguay y Venezuela, o de las Procuradurías para la Defensa de los Derechos Humanos de Guatemala, Nicaragua y El Salvador, o al Comisionado Nacional de Honduras, y en general coincide con las competencias asignadas a la figura de Ombudsperson como en Alemania, Australia, Polonia, Pakistán, Armenia, Indonesia, Tailandia, Australia, Dinamarca, Hungría, Nueva Zelandia y Reino Unido o el Public Protector en Sudáfrica, por mencionar algunos.

El motivo que nos convoca es para darles a conocer el Programa de Atención a Personas Extranjeras (PAE) e invitarles a ser parte de la red de protección que existe alrededor de las personas migrantes que transitan por la Ciudad de México hacia otros Estados de la República u otros países.

Como saben México es un país de origen, tránsito, destino y retorno de personas en contexto de migración, es parte del corredor migratorio más transitado del planeta, el de América del Norte. Dentro de los flujos migratorios que convergen en la Ciudad se encuentran personas solicitantes de asilo, refugiadas, solicitantes de protección complementaria y transmigrantes. Hasta 2013, México fue el país con el mayor número de migrantes en el mundo recibiendo más de 60 mil 700 inmigrantes permanentes.

De igual modo se tiene registro del número de personas en situación irregular –no documentada- que atraviesan el país, que son alrededor de 400 mil al año, de los cuales el 90% de ellas son de procedencia centroamericana. Asimismo, existen 553 mil 968 personas extranjeras residentes en todo el país, de las cuales se calcula que una quinta parte están en la Ciudad de México.

Hasta julio de 2015 en la Ciudad de México estaban registradas 75 mil 156 personas extranjeras, es decir 31.4% del total nacional, lo que convierte a esta Ciudad en la que se alojan el mayor número de residentes foráneos. El 43% de los extranjeros que habitan en la Ciudad de México cuentan con una tarjeta de residente permanente; 38 mil 733 se encuentran con permiso de residencia temporal, y 3 mil 895 tienen tarjeta de residente por ser estudiante y de categoría por “razones humanitarias” asciende a 197 personas.

Las personas que llegan a la Ciudad de México a vivir son en su mayoría provenientes de Estados Unidos, Argentina, Colombia, Canadá y Francia. Hasta julio de 2015 las delegaciones de Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc y Benito Juárez ocupaban los primeros tres lugares de lista de municipios y delegaciones donde se concentra la mayor cantidad de extranjeros. En estas tres delegaciones viven el 61.17% de las personas extranjeras residentes de la Ciudad de México.

Desafortunadamente nuestro país sigue siendo un Estado en que persisten múltiples violaciones sistemáticas de las personas migrantes y otras personas en el contexto de movilidad humana. De igual modo, las rígidas políticas migratorias creadas e implementadas con un enfoque basado en la seguridad nacional y no en la seguridad humana, y la presencia de discriminación y el racismo estructural que existe en el orden social excluye, margina y deshumaniza a las personas migrantes y extranjeras. Por ejemplo; en estas zonas donde residen 6 de cada 10 extranjeros en nuestra Ciudad, está documentado mayor número de delitos e incidencia delictiva, como es el caso de la Delegación Cuauhtémoc, en donde adicionalmente, también se hospedan los extranjeros que vienen como turistas a esta Ciudad. Esta Delegación ocupa el segundo lugar en la capital del país en homicidio doloso y el sexto lugar en homicidio simple. Relativo al delito de robo con violencia, la tasa de la Ciudad de México es 66% más alta que el resto del país, y en las delegaciones Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo la tasa es más del triple que a nivel nacional.

También como extranjeros se enfrentan a violaciones graves a sus derechos humanos, como son las desapariciones forzadas, lo cual va en aumento, ya que en 2014 se reportaron 55 extranjeros desaparecidos en territorio nacional, para el 2016 aumentó a 70, y de enero a octubre de 2017 se registraron 60.

Las personas provenientes del Triángulo Norte de Centroamérica (Honduras, El Salvador y Nicaragua) son quienes encabezan las estadísticas de quienes no han sido localizados. De Guatemala se registra el mayor número de reportes de desapariciones con 872 casos, seguido por Honduras con 42, Colombia 35 y El Salvador 24. Se suman originarios de Estados Unidos quienes tienen 18 reportes desde 2014. Hay registros, en menor cantidad de personas de Argentina, Brasil, Nicaragua, Perú, Costa Rica, Belice y de países de otras partes del mundo como Israel, Polonia, Italia, India y Pakistán. Los Estados donde han ocurrido estos ilícitos son: la Ciudad de México con 172 casos, Oaxaca con 18, Tamaulipas con 10 y Veracruz con 4. El incremento de extranjeros desaparecidos en México se debe a que el Estado mexicano no ha impulsado con más fuerza una política de protección a migrantes y extranjeros, sector que está altamente en riesgo con estas cifras de violencia presente.

Por lo que hace al trabajo de la CDHDF, se han registrado de 2010 a marzo de este año, un total de 584 quejas calificadas como presuntamente violatorias a derechos humanos, vinculadas a personas agraviadas que indicaron tener una nacionalidad distinta a la mexicana.

Respecto a los derechos presuntamente vulnerados se presentaron las siguientes quejas: 210 menciones por derechos de las personas privadas de su libertad; 121 por derecho a la seguridad jurídica; 97 por el derecho al debido proceso y garantías judiciales; 84 por derechos de la víctima o persona ofendida; 81 por derecho a la integridad personal; 73 por el derecho a la salud; 37 por el derecho a la libertad y seguridad personales; 31 por el derecho de igualdad ante la ley y no discriminación; 25 por derechos de la niñez; 8 por el derecho a la honra y a la dignidad; 8 por el derecho a una vida libre de violencia; 6 por el derecho a un nivel de vida adecuado; 5 por el derecho a la propiedad privada; 4 por el derecho al trabajo decente; 4 por el derecho a una adecuada protección judicial; 4 por el derecho de petición y pronta respuesta; 2 por el derecho al trabajo; 2 por el derecho a la protección de las personas con discapacidad; 2 por el derecho a la información; 2 por el derecho a la libertad de pensamiento y de expresión; 1 por el derecho a defender los derechos humanos; 1 por el derecho a condiciones de seguridad e higiene en el trabajo; 1 por el derecho a los beneficios de la cultura; 1 por el derecho a la intimidad; 1 por el acceso a la justicia en las relaciones de trabajo y; 1 por el derecho a la alimentación.

Por lo que hace a las Recomendaciones, de 2010 a 2017 se emitieron un total de siete, en las que alguna parte agraviada tiene el carácter de persona extranjera. De estos instrumentos, actualmente seis fueron aceptadas por las autoridades responsables y se encuentran en seguimiento y una tiene el carácter de no aceptada.

La primera Recomendación 4/2010 la víctima es de nacionalidad cubana, se acreditaron violaciones al derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, al debido proceso, a la integridad personal y a la seguridad jurídica de las personas privadas de la libertad.

La segunda Recomendación 12/2014, las víctimas son personas de nacionalidad peruana, chilena, argentina, española, colombiana y estadounidense, está relacionada con el derecho a la libertad de Expresión, derivada de críticas hacia autoridades académicas.

La tercera Recomendación 2/2013, la cuarta 16/2013 y la quinta 14/2014, en donde las víctimas son de nacionalidad nigeriana y colombiana respectivamente, son tres instrumentos por violaciones a la integridad personal por tortura y otras violaciones a derechos humanos.

La sexta Recomendación 9/2016, vinculada con una persona de nacionalidad argentina, está relacionada con un procedimiento de esterilización sin consentimiento de una mujer privada de la libertad.

La séptima Recomendación y la última donde hay relación de una persona extrajera es la 4/2017, en la cual una de las víctimas era de nacionalidad colombiana, se emitió por la omisión de investigar con debida diligencia y perspectiva de género en casos de feminicidios.

Como ustedes se darán cuenta, la CDHDF cuenta y da cuenta, y posiblemente esa es la intención, de la reactivación de este Programa muchísima vinculación con personas extranjeras y migrantes de diferentes países del mundo que transitan y habitan por esta Ciudad. A lo largo de la existencia de la Comisión, ha recibido quejas y también emitido Recomendaciones relacionadas con la protección, por la violación a los derechos humanos de personas extranjeras.

Hoy, y cada vez más reforzada, dada las características de la Constitución Política de la Ciudad de México, que entrará en vigor en septiembre próximo, y que da una categoría tanto a los migrantes como a las personas extranjeras de cobertura total de derechos. Es por eso que es de vital importancia que hayan aceptado la convocatoria para volver a presentarles lo que en algún momento operó de manera bastante consistente en la Comisión, que es el Programa de Atención a Personas Extranjeras, darles información relacionada a ello, invitarlas e invitarlos a construir esta red que nos ayudará a nosotros a cumplir nuestra obligación de protección a toda persona que habita o transita en la Ciudad de México, no importando su nacionalidad o estatus migratorio, y poder de esa manera acompañar los procesos que ustedes, desde dónde están, con sus obligaciones y competencias con sus connacionales, se puedan ver apoyados por esta Comisión.

En ese sentido, vuelvo a reiterar el agradecimiento de esta Comisión por su presencia… y poder operar este Programa de la mejor manera, ayudarnos de manera mutua y establecer los vínculos de trabajo y de protección ante las violaciones a derechos humanos en esta Ciudad. Muchas gracias.