Sitios de Interés
Discurso de la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, en la presentación del Acuerdo de Conciliación 01/2018

Discurso de la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, en la presentación del Acuerdo de Conciliación 01/2018

Discurso 57/2018
5 de julio de 2018

Muy buenas tardes, a todas y todos. Agradezco la presencia del Consejero de la Comisión, Juan Luis Gómez Jardón; del ex Consejero José Luis Juan Caballero Ochoa, aquí presente. Y, sobre todo, agradezco la presencia de las vecinas y vecinos de la Primera Victoria, que vinieron para acá, que están aquí presentes, para básicamente formalizar algo que logramos a las siete de la noche del sábado pasado, 30 de junio, el Acuerdo. Cuando iniciamos las pláticas, dijimos que la fecha límite era el 30 de junio, y lo logramos, ya a altas horas de la noche, solamente con un café.

Si no puedes volar, corre; si no puedes correr, camina; si no puedes caminar, gatea. Sin importar lo que hagas, sigue avanzando hacia adelante. Martin Luther King.

Como ya se mencionó, recibimos la primera queja relativa a las afectaciones derivadas de la ampliación de la Línea 12 del Metro, y la Tercera Visitaduría de esta Comisión inició la investigación correspondiente. El 22 de mayo me reuní con las vecinas y los vecinos de la colonia Primera Victoria, y a poco más de un mes de dicha reunión de trabajo se materializó el Acuerdo Conciliatorio 01/2018, que hoy les presentamos.

Este Acuerdo Conciliatorio es una evidencia significativa de un enfoque en, en adelante caracterizaré en el desempeño de la Comisión de Derechos Humanos.

La atención integral de las quejas en este caso ha implicado cerca de 800 horas de trabajo de esta Comisión, de las cuales aproximadamente 200, es decir la cuarta parte, fueron dedicadas exclusivamente a la consolidación de este proceso conciliatorio.

De otro lado, para esta Comisión, difundir el Acuerdo Conciliatorio que hoy se presenta es una apuesta por la transparencia, pero a la vez constituye evidenciar el esfuerzo para enfatizar el interés público que le es connatural a la efectiva protección y garantía de los derechos.

Algunos de los puntos conciliatorios de estos procesos son: realizar los trabajos de obra que resulten necesarios en los 160 inmuebles a los que se refiere la Conciliación; entregar la Constancia de Afectación individualizada por cada uno de los 160 inmuebles a los que se refiere; realizar los trabajos de reforzamiento y rehabilitación del suelo de la colonia, en colaboración, tanto con la Secretaría de Gobierno, como con la Consejería Jurídica; continuar con las mesas de trabajo, para brindar orientación y patrocinio jurídico en diversas maneras en la materia a las vecinas y vecinos que todavía tienen proceso en desarrollo para tener la certeza.

Por parte de la Delegación, está la Coordinación con las vecinas y los vecinos, para diagnosticar necesidades de atención y mejoramiento de la colonia que, una vez identificadas y consensadas, gestionar las acciones.

Para todas las autoridades, aquí las que están directamente señaladas como responsables y como articuladas en los esfuerzos, como son la Secretaría de Gobierno, la Secretaría de Obras y la Delegación Álvaro Obregón; tenemos como autoridad colaboradora a la Consejería Jurídica. Y todas estas instituciones se comprometen a seguir estableciendo el trabajo para que todos los puntos y Acuerdo Conciliatorios que aquí están ya firmados, puedan llevarse a buen término.

Visto todo el contexto que ya se ha presentado la tarde de hoy, quiero reconocer a las vecinas y vecinos de la colonia Primera Victoria, quienes ante la adversidad de una situación que no esperaban, se organizaron para defender sus derechos y los de sus familias y su comunidad, de manera solidaria y enérgica.

Ustedes, vecinas y vecinos, con su labor de defensa de los derechos humanos le han dado y le están dando un ejemplo de tenacidad y dignidad a esta Ciudad: al defender la integridad de su territorio han honrado el legado de sus madres, de sus padres, de sus abuelas, de sus abuelos y el suyo propio que le dejarán a sus hijos, a sus hijas y a sus nietos.

Al alzar la voz para defender su patrimonio, para defender su vida en condiciones de dignidad, han demostrado que sí es posible una sociedad en la que todas las personas nos asumamos como titulares de derechos humanos y exijamos su plena garantía y respeto.

De las 123 personas peticionarias en este caso, 93 son mujeres: tres cuartas partes. Aquí, quiero reconocer y reafirmar que esta Ciudad se ha generado a partir del trabajo en los barrios y en las colonias de muchas de ustedes, de sus abuelas, de sus mamás, de sus hermanas y de sus tías. Son ustedes un ejemplo de lo que tiene y permanece y lo que hace permanecer a esta Ciudad viva, y es el trabajo tenaz, son ustedes, todas, defensoras de derechos humanos, dignas defensoras de derechos humanos.

Como se ha dejado claro, las vecinas y vecinos identificaron a sus propiedades y empezaron a resentir una serie de afectaciones a sus vidas; lo que les llevó a organizarse y los ha mantenido activos todavía hasta el día de hoy.

Cuando abracé el proyecto de presidir esta Comisión, en mi Plan de Trabajo señalé como una de las líneas de acción, la de impulsar procesos de mediación y justicia restaurativa, y este Acuerdo Conciliatorio se inscribe en dicha perspectiva de trabajo.

Al resolver asuntos como el que hoy nos convoca, esta Comisión puede optar, como en efecto lo ha hecho en esta ocasión, por consolidar esquemas de justicia restaurativa, en el que se pone en el centro a las víctimas, y mediante el cual se buscan soluciones reales y duraderas a las problemáticas puestas en nuestro conocimiento, pero que además se propende por reconstruir canales de comunicación y diálogo entre los actores implicados, como sucedió en el presente caso, en el que con la mediación de esta Comisión, las vecinas y vecinos y las diversas autoridades involucradas llegaron a acuerdos puntuales.

Es de la naturaleza misma de los procesos conciliatorios que las partes involucradas alcancen una solución a las problemáticas que les lleven a intentar un arreglo auto compositivo; por ello, no se podría entender este resultado que hoy presentamos públicamente, sin la voluntad abierta y decidida, tanto de las vecinas y vecinos peticionarios, como de las autoridades involucradas.

No puedo dejar de agradecer a todo el equipo de la Tercera Visitaduría, y especialmente a nuestra colega Sandra Gisela Gómez Jaimes, y a nuestro Tercer Visitador, Zamir Fajardo, por su compromiso en esta causa.

Con esta Conciliación que hoy se presenta la Comisión de Derechos Humanos renueva sus esfuerzos para que en las quejas sometidas a su conocimiento se puedan encontrar soluciones rápidas y efectivas a las situaciones que vulneran los Derechos Humanos.

De esta manera la Comisión contribuye al efectivo ejercicio de los Derechos Humanos como al cumplimiento de las obligaciones en materia de derechos Humanos a cargo de las autoridades.

El papel de la CDHDF en el marco de la investigación de las respectivas quejas ha sido la de mediadora, ahora habiendo alcanzado el resultado esperado en esta primera etapa, ahora inicia una segunda en la que los acuerdos alcanzados deben ser cumplidos por lo que a esta Comisión le corresponderá un papel de supervisora del cumplimiento de los puntos conciliatorios acordados.

En estricto acatamiento de nuestro Reglamento es importante señalar que una vez que se han cumplido se procederá a concluir el presente asunto, o en su caso de no ser cumplidos integralmente, esta Comisión conservará intacta su competencia para continuar con la investigación de los hechos.

La moral, señala Victoria Camps, no puede resultar de la promesa, ni de las buenas intenciones, aunque contar con ambas cosas es importante. La moral nace de la autonomía, la decisión libre y el conflicto. Conflicto, porque el mundo como lo dio a entender Wittgenstein: “no es del todo a mi modo, sino más bien el mundo es el que está al modo de todas y al modo de todos”.

Muchísimas gracias y muchísimas felicidades, tanto a las vecinas y a los vecinos de la Primera Victoria, como a las autoridades…

¡Viva la Primera Victoria!