Sitios de Interés
Palabras de la Doctora Perla Gómez Gallardo, Presidenta de la CDHDF, en la publicación de la Ley de Niñas, Niños y Adolescentes, realizada en el Palacio del Ayuntamiento

Palabras de la Doctora Perla Gómez Gallardo, Presidenta de la CDHDF, en la publicación de la Ley de Niñas, Niños y Adolescentes, realizada en el Palacio del Ayuntamiento

Discurso 48/2015
12 de noviembre de 2015

 

Perla Gómez Gallardo: Al Diputado Leonel Luna Estrada, Presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa; la Diputada Penélope Campos, y así reconocer que se ha creado esta Comisión de Atención al Desarrollo de la Niñez de la Asamblea Legislativa, son mensajes muy positivos para poder generar política pública integral, y a todo el distinguido presídium, representantes de UNICEF, el Doctor también de la Universidad del Pedregal, Directora del INJUVE, sobre todo también a la joven que acaba de pasar justo a dar su mensaje, y al Consejero Jurídico, Doctor Granados.

El nacimiento a la vida jurídica de la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Ciudad de México constituye un reconocimiento ineludible de los derechos de las personas que conforman este grupo de población; y es fruto de un esfuerzo de integrantes de la Sociedad Civil, la Asamblea Legislativa, el Gobierno del Distrito Federal y la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal por el reconocimiento pleno de los derechos de la infancia que habita y transita en la Ciudad, y que busca cumplir con las obligaciones internacionales para los Estados, establecidas en la Convención de 1989 sobre los Derechos del Niño.

De manera clara, esta Ley abandona la concepción de las niñas, niños y adolescentes como mero sujeto de tutela. Se deja de lado la visión de este grupo de población como sujetos con valor hacia el futuro, pues lo que debe de importarnos en este momento es su concepción como sujetos activos en el presente.

Se pasa de lo privado a lo público en el sentido de reconocer la participación en la esfera social de niñas, niños y adolescentes, así como dejar de concebirles como un grupo incapaz de decidir que se encuentra en la necesidad de ayuda para constituir el cambio como agente social.

Desde finales de los años 80’s se ha luchado por la implementación de esta nueva visión que nos lleva a considerarlos como sujetos con capacidad de goce, pero también de ejercicio de sus propios derechos.

Esta Ley recoge el principio del Interés Superior de la Niñez como un concepto dinámico, que sirve de interpretación y aplicación de todos los derechos establecidos en la misma, desde una perspectiva integral, abarcando derechos que se encuentran en una constante evolución, y que a través de esta Ley, este grupo poblacional podrá ejercerlos como sujetos de derechos.

Debemos de conocer el punto de vista de Niñas, Niños y Adolescentes desde su propia construcción psicológica y social, y visibilizarles como sujetos de derecho en el ahora, sin esperar en el mañana; ellas y ellos sean capaces de defender sus propios derechos.

Entre sus aportaciones cabe mencionar, que esta Ley tiene por objeto crear y regular la integración-organización-funcionamiento del sistema de protección integral de los derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Ciudad de México, a efecto de garantizar la protección, prevención y restitución integral de los derechos humanos de este grupo, que incluye su derecho a denunciar las acciones u omisiones que vulneren sus derechos. Además, se concibe la idea de sensibilizar y capacitar en temas de derechos humanos de la infancia y la adolescencia, a personas encargadas de su atención, tanto en el sector público como en el privado, lo que nos coloca en el supuesto de romper con los paradigmas con los que se ha venido trabajando este tema, respecto a la concesión de este grupo de población, como sujeto dependiente y de tutela. Asimismo, en vista de que existe una necesidad imperiosa de combatir el rezago en el goce y ejercicio de derechos de la infancia, susceptible de discriminación múltiple, y me refiero a las niñas, niños y adolescentes con conexión de calle, que son indígenas, que viven con alguna discapacidad, que son víctimas del delito, que son víctimas del rechazo por su identidad de género o que viven en recintos penitenciario, simplemente por mencionar algunos casos.

Por ello, esta Ley impone obligaciones a todas las autoridades del Distrito Federal, para procurar la plena realización de todos los derechos de las niñas, niños y adolescentes, de manera universal, pero con especial atención a las anteriores situaciones.

La Ley que se publica reconoce los derechos sexuales y reproductivos de niñas, niños y adolescentes, incluyendo entre otros su derecho a que se les proporcionen servicios gratuitos y profesionales en materia de salud sexual y reproductiva. También, es de rescatarse la perspectiva de evaluación de esta Ley, con la cual, a través de EvalúaDF, se podrá conocer de manera permanente la eficacia de las políticas públicas que beneficien este sector de la población y, en su caso, puedan ser modificadas de forma oportuna.

Desde la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) nos congratulamos por esta contribución lograda desde la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), trabajo que se realizó desde la Comisión de Derechos Humanos y la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables, quienes tienen nuestro reconocimiento. Claro está que, esta labor no pudo llevarse a cabo sin el impulso por parte de la sociedad civil y la academia, con quienes tuvimos la oportunidad de colaborar en la búsqueda por la consolidación de este instrumento normativo de gran trascendencia e importante labor, porque armoniza la legislación local en materia de infancia, respecto a la Ley General de los Derechos de Niñas, niños y Adolescentes, que entró en vigor en diciembre de 2014.

Especial agradecimiento merece también el Consejo de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), porque ha mantenido un atento seguimiento a la construcción, aprobación y publicación de esta Ley, en particular las doctoras Nashieli Ramírez Hernández y Mónica González Contró, comprometidas promotoras y defensoras de los derechos de la infancia.

Enhorabuena, la Ciudad de México, así como a todas sus niñas, niños y adolescentes que habitan y transitan en ella, porque esta Ley avanza en el cumplimiento y realización de todos sus derechos humanos. Muchas gracias.