Sitios de Interés
Discurso de la Presidenta de la CDHCM, Nashieli Ramírez Hernández, en el Lanzamiento de la Alianza Global del Ombudsperson Local (AGOL).

Discurso de la Presidenta de la CDHCM, Nashieli Ramírez Hernández, en el Lanzamiento de la Alianza Global del Ombudsperson Local (AGOL).

Discurso 80/2019
2 de septiembre de 2019

Buenos días a todos, todes y todas, especialmente a quienes nos acompañan de otras ciudades de México y de otros países. Sean bienvenidas a la Ciudad de México y a esta Cancillería y a la Comisión.

Un agradecimiento especial a la Cancillería, básicamente a nuestra Subsecretaria Martha Delgado por apoyar esta iniciativa; así como a Ismael Rins, de la Ciudad de Río Cuarto, Argentina, quien apoyó la organización de este encuentro.

Para nosotros, la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, es un gusto hoy ser anfitriones de la primera reunión de la Alianza Global del Ombudsperson Local (AGOL), después de haber sido constituida, y sobre todo de sumarnos como miembros de ésta. Estamos seguras que apoyaremos para que esta sea una alianza inclusiva, con principios y valores comunes, con visión y metas compartidas, que permitirá contribuir a la agenda internacional para el desarrollo y la consolidación de la paz.

A 71 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, encontramos a nivel global una amplia gama de instrumentos internacionales, leyes, instituciones, campañas, procesos de capacitación y formación en el tema, que sin duda son un avance importante.

Los derechos humanos ahora son parte de numerosas convenciones, organizaciones, tribunales, defensorías, marcos normativos a nivel local, estatal, regional e internacional. Los derechos humanos siguen siendo el lenguaje y la fuerza impulsora de que los gobiernos, las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), las empresas, los Ombudsperson, la academia y otras personas interesadas podemos alinear nuestras acciones y coadyuvar al desarrollo sostenido.

Sin embargo, la agenda en todos los niveles sigue enfrentando importantes retos, especialmente para decir que los derechos humanos son parte de la vida diaria de cualquier persona del mundo. Persisten profundos desequilibrios económicos y sociales y una creciente desigualdad, riesgos latentes para la paz y la seguridad de una grave crisis ambiental.

A la degradación del medio ambiente y la depredación de los recursos naturales causados por las dinámicas de producción y consumo, así como por la concentración urbana, se suman retos como las migraciones, la violencia y el cambio climático, cuyos impactos afectan altamente a las personas y grupos en situación de alta vulnerabilidad.

En este contexto, no hay duda de los grandes consensos de la agenda de derechos humanos: erradicación de la pobreza, reducción de desigualdades, protección a nuestro planeta, y para ello requerimos de democracias más participativas y transparentes, en donde las personas se involucren activamente en las decisiones sobre el tipo de sociedad que se desea construir y donde se reconozca que las ciudades son espacios clave para el abordaje de estos problemas.

Nos encontramos ante un marco en que las distancias se han reducido y la percepción del tiempo y de las fronteras estatales se han hecho, en cierta forma, porosas y difusas, un contexto que ha permitido que nuevos actores, distintos al Estado nación, formen parte del escenario internacional, planteando nuevas agendas de trabajo y abriendo un nuevo capítulo en la realidad internacional. Entre esos actores es que encontramos a los del ámbito local, a éstos que nosotros representamos, por los que nosotros trabajamos, estas ciudades que son las más cercanas a la gente, estos medios locales y permiten abordar agendas internacionales.

La mayoría de las oficinas de Ombudsperson y Defensores contamos con atribuciones que buscan facilitar y contribuir a la mejora y garantía en el acceso y goce de los derechos humanos. Tenemos facultades para hacer diagnósticos, para investigar, pero sobre todo somos exactamente los que mantenemos mayor contacto cercano con las personas, con la gente, con el territorio, con el barrio.

En ese sentido, para nosotros AGOL es una oportunidad y es un horizonte que permite abordar que los gobiernos locales, desde donde estamos, en la conformación del Estado, del cual nosotros también formamos parte, son importantes y son necesarios y son clave para resolver problemas de la agenda global, problemas que nos impactan en el día a día y es exactamente a partir de estas apuestas locales lo que AGOL está apostando.

Nosotros en esa ruta estamos caminando la transformación también y a la revalorización del sistema no jurisdiccional de derechos humanos. Lo hacemos en una apuesta donde el centro está en la justicia restaurativa y en los procesos de mediación de conciliación, que permitan que las personas vean mucho más rápido y de manera más cercana respuestas a la garantía de sus derechos.

Por eso agradecemos mucho el espacio que la Cancillería nos da, porque es exactamente este espacio de lo internacional en donde queremos hacer notar que estamos aliados, que desde lo local las Defensorías, los Ombudsperson, las Ombudsperson, los y las personeros y todo aquel que en nuestra región tenga que ver con la defensa y garantía no jurisdiccional desde los Estados nación podamos hacer exactamente alianzas para avanzar sobre eso.

De parte de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México más bien es, humildemente en verdad, un honor el poder empezar a trabajar con todos estos compañeros y compañeras de trabajo todo-terreno para hacer de esto una alianza global que avance en lo local, y que permita que todas y todos podamos reconocer la valía y fortalecer el esfuerzo que se hace desde lo local para la garantía de los derechos humanos. Muchísimas gracias.